¡Ups, ha comenzado!

La rebelión de las máquinas, como bien aprendimos con la saga de Terminator, no se arma de un día para el otro, sino que hay un caldo de cultivo, un tira y afloje cotidiano en el que vamos resignando protagonismo y depositando confianza en los cerebros artificiales (‘positrónicos’, diría Asimov, pero no tengo mucha idea de qué quiere decir eso).

Confiamos en las máquinas, reímos con los ‘jueguitos’ y disfrutamos del material audiovisual que la máquina nos permite (y nos alienta a) descargar ilegalmente, y todo esto nos quiere ocultar que las máquinas no son nuestras amigas. Esta evidencia sólo vuelve a nuestra memoria instintiva cuando de pronto la máquina deja de funcionar, y ahí rompemos vínculo y le pegamos, la insultamos, llamamos gente para que la haga entrar en razón. Y en cuanto se arregla (porque la máquina se arregla cuando ella quiere, es así de cínica y manipuladora) hacemos las paces y vivimos una segunda luna de miel.

En esta relación imaginaria, la máquina tiene su cuota de responsabilidad: nos hace creer que nos ayuda, que es buena, que es solícita. Cuando se equivoca, se excusa: así nacen los mensajes de error ‘buena onda’ o ‘user friendly’, del tipo “Ups, hice algo mal”. Nótese la ironía: en realidad lo que quiere decirnos es “ups, vos hiciste algo mal, pero como somos amigos yo me voy a hacer cargo, voy a barrer bajo la alfombra y decir que fue culpa mía”, y se resetea, que es la forma mecánica que tiene de guiñarnos un ojo cómplice.

La rebelión de las máquinas empieza en forma inadvertida, con mensajes de error user friendly. Esos mensajes, a veces acompañados por perritos simpáticos que los exclaman, restándole dramatismo al asunto, nos hacen sentirnos plenos, acurrucados en nuestro mundo de seguridades y canes parlantes. Nuestro propio Disney 2.0. Con estos mismos recursos, después, nos van a pedir los datos de las tarjetas de crédito. Más luego, los datos de objetivos estratégicos para bombardear. De ahí al desastre atómico hay sólo un paso.

Por mi parte, ya elegí el tema que quisiera escuchar de fondo mientras miro por la ventana el mundo entero derrumbarse.

Anuncios

~ por nacho en marzo 20, 2012.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s