¡Mi novia es un zombie!

Cuando desperté esta mañana, mi novia era un zombie espeluznante que quería comerme los sesos. La mantuve a raya con el pie del micrófono: yo en un rincón donde se junta la cabecera de la cama con la pared, tratando de calmarla con palabras de amor; ella, frenética, tirando tarascones que estallaban contra el pie metálico. En el televisor encendido había quedado Leo Montero, hablando de algún tema mañanero que ahora nos quedaba muy lejano. De a poco comenzó a volver el color en sus pómulos de novia, los espasmos cedieron a una calma convalesciente y dejó de salivar. No sé si la calmaron mis palabras o las de Leo.

Le pregunté si estaba mejor, si ya no era zombie. Me dijo que no, que ya está, ya se me pasó. Las mujeres son ciclotímicas, eso bien lo sabemos todos. Dijo que estaba cansada, así que la dejé durmiendo. Me dormité también. Desperté antes que ella, con el sol bien alto (es decir, al mediodía). En la heladera había salchichas y verdura. Con el incidente aún fresco en la memoria, herví la acelga.

Ella se levantó al rato diciendo que tuvo un sueño raro donde era un zombie. Le comenté que era común porque el género zombie estaba pegando fuerte en las películas de bajo presupuesto, en las novelas contemporáneas, incluso en blogs. Tal vez algo de eso se le había metido en la cabeza. Pensé: “si ve el pie de micrófono con las marcas de los colmillos, estoy perdido”. Pero no lo vio.

Almorzamos liviano, después se hizo la misteriosa, revolvió en su cartera y me dijo “Feliz San Ignacio”. Sacó un pequeño envoltorio que destrocé en segundos para dejar al descubierto el dvd original de Ultimate Avengers – La película. Abracé a mi novia bien fuerte (sin pensarlo, por supuesto) y después, mientras ella lavaba los platos, dispuse todo para mirar la película desde la cama. Ella me acompañó al terminar con el lavado.

La película no fue gran cosa. Tenía el incentivo de que es la historia que van a usar para la película de los Avengers (la que estamos esperando, la que tiene actores). Además… uno lee historietas de superhéroes, mira películas, todavía, convencido de que es un consumo muy digno para cualquier edad, y algunos casos, como The Dark Knight, te dan la razón. Pero ya cuando es un dibujito animado, con estética de dibujito animado (dibujos del tipo “Las aventuras de Batman”), ya cuesta convencerse.

Es difícil mantener ciertos hábitos. Casi tan difícil como mantener un blog y recuperarlo de la ultratumba (este post, salvo estas líneas, también es viejo… no sé por qué había tantas cosas ¡GENIALES! en la carpeta de borradores).

Pd: la foto, y mi novia, son propias. Ella (mi novia, no la foto) es maquillista, y muy buena.

Anuncios

~ por nacho en abril 19, 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s