Entradas de favor

La semana pasada fui a ver a Aimee Mann en el Gran Rex. Aimee es una cantautora californiana -en alguna nota la llamaban ‘la señora voz del indie’- que se hizo conocida por haber participado en la banda sonora de la película Magnolia, en particular por el tema ‘Wise up’, que cantan los personajes en medio de la historia.

cdfbce89Tengo un amigo, compañero de trabajo, que se dedica a ganar entradas y premios varios en los concursos, y de a poco empezó a pasarme la posta. Con Aimee Mann fue mi debut en esto de las entradas de favor. La noche dejó un saldo más que positivo: primero teloneó Hilda Lizarazu -con cuatro músicos sentados a su alrededor, bombos y guitarras para recrear un ambiente folclórico- y, pese a lo que podía prever, sonó bien y tuvo algunas cosas llamativas -una versión de ‘Buscando un símbolo de paz’ de Charly bastante lograda. Duró lo que tenía que durar, justo para no aburrir.

Después apareció en escena Aimee Mann acompañada por sólo dos músicos, ambos alternandose entre pianos y sintetizadores. Como no conocía bien los temas, pude prestar más atención a lo que hacían los tipos: arreglos justos, virtuosismo bien desplegado pero sin abundar, y la voz suave de la cantante acompañada por una precisa guitarra folk. 

Me fui sonriente porque el espectáculo había sido bueno, pero ahí nomás me acordé que dos años atrás había ido a River a ver a Keane y había salido con la misma sonrisa y el mismo aire renovado. También eran tres músicos, también sonaban bien y contagiaban algo copado a la gente. Y también había recibido las entradas de favor.

Pensé que era una costumbre a la vez inevitable y garronera, la de disfrutar algo por el precio que se paga, o por la relación costo/beneficio. En definitiva no puedo saber si los recitales fueron interesantes en sí, o si estoy con otra predisposición por cuestiones monetarias. No puedo juzgar al artista en su justa medida.

Al margen de eso, en ambos recitales hubo una coincidencia: para los dos era la primera vez en la Argentina. Y parecían contentos, algo que quedó reflejado en lo que hacían -más allá de la preparación y del talento, claro. Entonces esto de las entradas de favor parece ser una estrategia marketinera que da sus réditos, porque uno agradece el tiempo invertido -en anotarse en los concursos, en ir a buscar las entradas, en informarse mínimamente sobre la banda que se va a ver- y las pocas expectativas resultan ampliamente superadas. Y se queda con ganas de volver a verlos.

Anuncios

~ por nacho en agosto 25, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s