Caminar

Al promediar el cuarto de siglo, tengo que reconocer de una vez que no se me da bien esto de caminar en la vía pública. Supongo que es una habilidad, no sé, pero al parecer me fue negada.

Soy de los que, cuando viene alguien en la misma línea pero en dirección contraria, me muevo a la derecha al mismo tiempo que la otra persona se mueve hacia su izquierda, y luego para el otro lado, de nuevo los dos al mismo tiempo, creando así un efecto “baile de espejo” bastante molesto. Y lo peor de todo es que estoy seguro que se trata de un problema de inseguridad, una falta de actitud: no me imagino a Mussolini con el mismo inconveniente. Si tiene un rumbo, se atiene y no lo cambia por nada del mundo. Es un poco la fantasía de todo hombre. Todos queremos ser el tipo desenfadado que camina mientras le canta a la cámara en el video de bitter sweet symphony.

Es apenas triste… A diferencia de Johnny, I can’t walk the line.

Anuncios

~ por nacho en octubre 29, 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s