Una propuesta comunicacional en virtud del bien común

En una columna de opinión en Crítica, Fernando Peña volvía sobre el tema del sexo en tv. La intención era lamentarse por el estado actual de los contenidos en los canales de aire, representados por el programa de Tinelli y su simple y llana apuesta por lo exclusivamente sexual. Desde casi cualquier punto de vista (no comercial), está más que claro el rechazo a esta tendencia, más que nada por lo poco que genera a nivel intelectual, y es difícil no coincidir. Peña decía algo así: “en mi casa yo ando en bolas todo el tiempo, mi novio también, y con el tiempo la mujer que vive con nosotros se acostumbró a no escandalizarse y tomarlo como algo natural”. Es decir, su columna era a la vez una clave para entender el origen del problema y, en el plano imaginario, una posible solución a largo plazo: naturalizar el cuerpo desnudo, sacarle el morbo y esa connotación que lo niega. En cuanto al cuerpo, el problema remite, entre otras cosas, a la estética del cuerpo grotesco en oposición a los cánones clásicos. Pero es irse un poco de tema.

Podemos, como ejercicio, llevar la propuesta de Peña un paso más adelante. ¿Qué pasaría si los canales Venus y Playboy fuesen integrados a la oferta habitual de los servicios de cable? Sin codificar, las veinticuatro horas. Un nene llega del colegio y toma la merienda con una porno de fondo: una mujer arrodillada haciéndole sexo oral a tres tipos a la vez. No es que quiera provocar porque sí, realmente creo que vale la pena al menos plantearse esta posibilidad. Sin dudas, implicaría un cambio social y cultural (y económico) sin precedentes. Pero me llama la atención no haber leído sobre ninguna propuesta, amparada en una teoría, que vaya en este camino, ni que el modelo se haya considerado en ningún lado, ni en la ciudad más avanzada y progre del mundo. Mi pronóstico es que, superados los problemas iniciales, los adultos del mañana perderían muchas menos horas con la pornografía virtual en sus ratos de ocio. No sé en qué podría emplearse este tiempo ganado, pero en fin… tampoco puedo andar resolviendo todos los Problemas Universales de la Humanidad!

Ah, ¿vos leías este blog con esa loca pretensión? ¿Estuve creando falsas expectativas?

Ok, perdón.

Este domingo, Calamaro en el Pepsi.

Anuncios

~ por nacho en octubre 3, 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s