La ola

¿Cuál será el problema que tienen todos los periodistas deportivos con la famosa ola que agita el público cuando el espectáculo se pone aburrido? No le encuentro explicación. ¡Y hay que ver cómo se indignan! Desde Alejandro Fabri hasta (hoy) Gonzalo Bonadeo. Es una costumbre que detestan, censuran, desaprueban, tildan de estúpida.

Por el otro lado, está claro que a la gente le gusta: es una tarea que implica entregarse en cuerpo, y los participantes sonríen, se sienten parte de una experiencia agradable en lo personal que también genera un atractivo visual para el que lo ve por tv, o desde una bandeja opuesta.

No soy de los que cantan o putean en la cancha. Mis actividades, más allá de la contemplación, se limitan a la hamburguesa y a la coca, y en cuanto se arma y me toca, participar de la ola. Y si al levantar los brazos me acuerdo de la indignación que genera en algunos, más la disfruto.

Anuncios

~ por nacho en septiembre 20, 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s